Distribución e impacto de las termitas se incrementaría con el cambio climático

jueves 20 de octubre de 2022

  • Estudio internacional publicado en la prestigiosa revista científica Science, contó con la participación del Dr. Alex Fajardo, investigador del Centro ANID Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y de la Universidad de Talca.

Muchas personas consideran a las termitas como visitantes molestos, que amenazan la estabilidad estructural de sus casas y otras construcciones de madera. Sin embargo, estos insectos, familiares de las hormigas, son fundamentales en los ecosistemas ya que ayudan a descomponer la madera muerta de los árboles.

Estos animales podrían incrementar su labor en los ecosistemas y expandir su distribución hacia los polos, debido al aumento de temperatura global generada por el cambio climático. Así lo describe un reciente estudio internacional, publicado en portada de la revista científica Science, y que contó con la participación del investigador del Centro ANID Instituto de Ecología y Biodiversidad y de la Universidad de Talca, el Doctor en Ciencias Forestales, Alex Fajardo.

La investigación, liderada por la bióloga tropical de la Universidad de Miami, la Dra. Amy Zanne, consideró el análisis de 130 sitios distribuidos en seis continentes, en los que se documentó el rol descomponedor de las termitas. Este trabajo demostró que las termitas son muy sensibles en primer lugar a la temperatura, y en segundo lugar a la humedad, advirtiendo su avance futuro hacia latitudes más extremas.

“Éste es un estudio colaborativo que empezó hace varios años y los resultados obtenidos son importantes, ya que por primera vez muestran un patrón global, considerando que nunca antes se había realizado un trabajo a tan gran escala, en 130 lugares del mundo y cubriendo la gran mayoría de biomas. Comprobamos que las termitas son agentes descomponedores de madera especialmente importantes en ambientes tropicales secos y templados húmedos”, comenta el Dr. Fajardo, quien analizó este fenómeno en la región de Aysén.

El científico del Centro ANID IEB sostiene que la temperatura es el factor clave que más explica la tasa de consumo de madera muerta de las termitas, y en segundo lugar la humedad. En ese contexto, el estudio detalló que las termitas tuvieron sus mayores efectos en la sabana tropical, bosques templados húmedos y desiertos subtropicales. Del mismo modo, el trabajo señala que el impacto de estos insectos debería aumentar a medida que la tierra se vuelve más cálida y seca.

Pero ¿qué implicaría este aumento de termitas en el planeta? ¿la ampliación de su distribución podría tener efectos negativos?

“Las termitas son insectos que se organizan socialmente. Cumplen un rol fundamental en los ecosistemas, parecido a cuando compostamos los desechos orgánicos. Las termitas son de los primeros organismos en ayudar a la descomposición, si no existieran el planeta estaría lleno de pilas de árboles muertos. Su trabajo también aumenta la descomposición por parte de diversos microbios, y eso ayuda a llevar carbono al suelo. Sin embargo, el punto negativo es que es que la acción de las termitas también libera gases de efecto invernadero como metano, el mismo que emiten las vacas con su estiércol. Por eso este estudio debiera ampliarse a futuro, para modelar tasas de descomposición y emisiones de gases invernadero usando distintos escenarios futuros de cambio climático”, comenta el investigador de la Universidad de Talca.

¿Termitas en Coihaique?

Alex Fajardo se unió al equipo de trabajo mientras vivía en Coyhaique, lugar en el que durante dos años analizó la presencia y acción de las termitas en bosques de lenga y coihue. Para ello, tal como se realizó en el resto de los sitios de estudio, instaló y dejó a la intemperie varios bloques de pino radiata, monitoreándolos tras 1 y 2 años, sin encontrar rastros de termitas. ¿Qué explicación hubo al respecto? El clima y las bajísimas temperaturas en el extremo sur de Chile hicieron lo suyo.

“En dos años la madera no fue descompuesta por termitas, a diferencia de lo que habría sucedido en la zona central de Chile. En Coyhaique, se estima que el tiempo de descomposición podría ser el doble, debido al frío. A escala doméstica, algo parecido ocurre en esta zona si intentas hacer compost, donde se ha visto que la materia orgánica no se reduce en volumen. Este experimento sirvió de claro ejemplo para mostrar cómo influye la temperatura en la acción de estos insectos. Esto es ahora, pero en el futuro podría cambiar”, asegura el investigador.

Finalmente, Alex Fajardo se refiere a la importancia de realizar ciencia colaborativa a nivel mundial, y también, a la necesidad de comunicar la relevancia que tienen muchas de las especies indeseadas por los humanos. Al respecto, comenta que lo más común es que estos insectos consigan su alimento en espacios naturales, y que son muy pocas las especies de termitas que generan daño en casas y artefactos de madera. Asimismo, asegura que las termitas responsables de invadir casas en Chile, corresponden a especies exóticas y no a las que naturalmente han habitado nuestros ecosistemas.

Fuente: IEB