Innovación IMFD culmina nueva versión de Laboratorio de Innovación para estudiantes de pregrado

miércoles 1 de junio de 2022

  • Una plataforma para conectar al mundo académico con el de los asesores legislativos y un catastro de datos oficiales de fuentes abiertas del país son algunas de las iniciativas destacadas en las que trabajaron los cinco estudiantes que participaron de la versión 2022 del Laboratorio de Innovación IMFD de dicho Centro ANID. 

El Laboratorio de Innovación para Estudiantes es una iniciativa de la Unidad de Innovación delInstituto Milenio Fundamentos de los Datos (Innovación IMFD). Su objetivo es dar espacio a alumnos de pregrado que quieran capacitarse en innovación. La idea es que estudiantes en práctica desarrollen habilidades como investigadores pero con un enfoque aplicado a proyectos concretos, con el apoyo del equipo de Innovación IMFD, quienes desarrollan proyectos para el sector público y privado en diversas áreas de la ciencia de datos.

Innovación IMFD, desde su formación en 2018, ha generado espacios para que estudiantes participen en sus proyectos, pero esta es la primera vez que los alumnos se integran a proyectos en sus etapas iniciales. “Nos dimos cuenta de que había ideas que queríamos explorar o investigar, a las que no podíamos dedicar tiempo, porque teníamos que avanzar en los proyectos que ya estaban en marcha. Los estudiantes que participaron en el Laboratorio de Innovación pudieron realizar estas pruebas de conceptos, aplicando todos sus conocimientos en problemas muy interesantes”, comenta Matilde Rivas, ingeniera de Innovación IMFD a cargo de la iniciativa. 

Datos de Chile

María José Garrido, estudiante de Ingeniería Industrial con especialidad en Computación de la U. Católica, fue una de las practicantes del Laboratorio de Innovación IMFD. Trabajó en el desarrollo del Catastro de fuentes de datos abiertos, una plataforma pública que recopila datos sobre variados temas de relevancia en Chile, tales como salud, medio ambiente, política y economía, contenidos en repositorios ya existentes, sobre todo de carácter gubernamental. “Todas las prácticas que había visto se limitaban a desarrollo de software y yo quería algo distinto. Trabajando en Innovación IMFD pude hacer una búsqueda intensiva de datos sobre Chile y aprender desde cero cómo analizarlos y filtrarlos. Había muchos datos para recopilar y estaban muy desordenados, porque cada institución tiene su propia forma de generar e interpretar la información”, comenta María José. 

Conectando la academia y sector legislativo

Rodrigo González, estudiante de Ingeniería Civil en Computación en la U. de Chile, hizo su práctica en el Laboratorio de Innovación colaborando en el proyecto Vincula, una plataforma para vincular académicos con asesores legislativos. Según explica Matilde Rivas, el proyecto “está formado por varios componentes y busca capacitar a los académicos y académicas, entregándoles vías de participación en proyectos de ley y generar comunidad en esta área. A los asesores legislativos les da la posibilidad de encontrar expertos y expertas en diversos temas provenientes de universidades de todo Chile”.

En Innovación IMFD y usando técnicas de procesamiento de lenguaje natural, se desarrolló un algoritmo capaz de analizar millones de artículos científicos y proyectos, siendo capaz de identificar a las y los investigadores que más publican sobre ciertos tópicos. Este algoritmo permite a los asesores legislativos buscar por un tema y encontrar a quienes más han trabajado en ese campo. Por otro lado, a las y los investigadores les recomienda proyectos de ley específicos para que puedan seguir el proceso y aportar con su conocimiento. 

Una práctica de excelencia

Bajo la supervisión del Ingeniero de Datos y Desarrollo de Innovación IMFD, Juan José Alegría, Rodrigo González fue parte del diseño de la arquitectura y programación de la plataforma web de Vincula. “Fue un gusto trabajar aquí, ya que valoran tanto tu opinión como la de alguien que lleva muchos años trabajando en esto.Fui súper aceptado y bien recibido”, cuenta Rodrigo.

En tanto, María José señala que en este primer acercamiento al mundo laboral, pudo obtener las herramientas y confianza necesarias para aportar con sus conocimientos: “Me sentí súper integrada, todos dispuestos a enseñarme y ayudarme cuando lo necesitara. Mi opinión sí importó y me trataron como a una igual, lo cual se agradece. Si tuviera que resumirlo, diría que fue un desarrollo integral”, concluye.

Fuente: IMFD