Equipo de Saphir, UNAB y UTA realiza el primer mapeo de gas radón en Chile

miércoles 04 de mayo de 2022

  • El radón es un gas radiactivo incoloro e inodoro que puede encontrarse en casi cualquier suelo, con mayores o menores concentraciones. Es la segunda causa de cáncer de pulmón en el mundo, pero en Chile se han hecho pocos esfuerzos por determinar su presencia. Un equipo de investigación de la Universidad Andrés Bello, del Centro ANID, Instituto Milenio Saphir y de la Universidad de Tarapacá están implementando un proyecto para medir las concentraciones de gas radón a lo largo de Chile: las mediciones se iniciaron en colegios y universidades del norte de Chile durante el primer semestre de 2022 y debería tener sus resultados a mediados de 2023.

Si te cuentan que alguien sufre cáncer de pulmón, ¿cuál pensarías que es la causa? Es muy probable que digas el cigarrillo. ¿Pero y si esa persona no fuma y no convive con personas fumadoras? ¿Cómo podría haber desarrollado cáncer pulmonar?

La respuesta a esa pregunta es preocupante: la causa podría estar en su propia casa, en la oficina, en la universidad o el colegio donde pasa gran parte del día. Porque el radón, la segunda causa de cáncer de pulmón después del cigarrillo (CDC, 2022), puede encontrarse en casi cualquier parte. Y es por ello que un equipo de investigación de la Universidad Andrés Bello (UNAB), liderado por el académico e investigador adjunto del Instituto Milenio Saphir Jilberto Zamora Saa, está recorriendo el norte de Chile para instalar detectores de radón en edificios altamente concurridos —como colegios y universidades— y así determinar qué tan expuesta está la población a las emisiones de este elemento.

Pero antes de seguir, retrocedamos un poco: ¿qué es el radón y por qué puede encontrarse en tantas partes?

No solo al coronavirus le gustan las salas mal ventiladas

El radón es un gas radiactivo inodoro, incoloro e insípido que se produce de forma natural por el decaimiento del uranio. Las emanaciones de radón son muy elevadas en minas de uranio (por supuesto), pero se ha descubierto que hay trazas de uranio en la mayoría de los suelos del mundo: por lo tanto, casi cualquier persona puede estar expuesta a dosis mayores o menores de gas radón (Bissett y McLaughlin, 2010; CDC, 2022; WHO, 2021).

Esto no significa que todo el mundo desarrollará cáncer de pulmón. De hecho, se estima que el radón causa entre un 3 y un 14% de los casos de este tipo de cáncer en cada país (WHO, 2021). La cifra exacta depende del nivel de radón presente en ese país y la prevalencia del tabaquismo. Por ejemplo, en un país con muchas personas fumadoras, el tabaco podría explicar más del 90% de los casos de cáncer pulmonar. Pero ese porcentaje menor podrían ser, de todas formas, miles de personas que se ven amenazadas por un cáncer prevenible. En Estados Unidos, se estima que más de 20.000 muertes anuales por cáncer se pueden atribuir a la exposición a gas radón (CDC, 2022).

El radón se encuentra en suelos, rocas y aguas subterráneas, desde las cuales migra hacia la superficie. Este gas puede infiltrarse en suelos porosos y grietas en las rocas, suelos y paredes subterráneas, hasta salir a la superficie y mezclarse con el aire que respiramos. Como se trata de un gas, suele acumularse en áreas cerradas o mal ventiladas, por lo que las minas, las cuevas y subterráneos son zonas de riesgo (Bissett y McLaughlin, 2010; CDC, 2022; WHO, 2021).

Al aire libre, el radón se diluye rápidamente en el aire y no suele ser un problema. Pero se ha determinado que en edificios como casas, escuelas y oficinas, la concentración de gas radón puede ser de dos a 2.000 veces mayor que al aire libre y se ha demostrado que incluso concentraciones relativamente bajas de radón en estos edificios puede aumentar de forma notoria la prevalencia de cáncer pulmonar (WHO, 2021). Por esto, resulta muy importante medir la concentración de radón en edificios habitados o altamente concurridos.

Midiendo gases invisibles

En Chile no existe una normativa que regule la medición del gas radón y establezca un límite permitido (AGQ Labs, 2022). Sin embargo, el tema se menciona en la segunda edición del documento Estándares de construcción sustentable para viviendas en Chile. Tomo I: salud y bienestar, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu, 2018). En el documento, se sugiere incluir en las bases de licitación de construcciones nuevas la verificación de niveles de concentración de radón permitidos para recintos interiores, además de considerar medidas de prevención, reducción, extracción y monitoreo de la concentración interior de gas radón (Minvu, 2018).

Aunque se han hecho mediciones esporádicas, no existe un sondeo sistemático de las concentraciones de gas radón en Chile. Y es por eso que Zamora, en conjunto con los académicos de la Universidad de Tarapacá Lorena Cornejo, Stavros Kukulis y Luciano Villarroel, han empezado este año a realizar un mapeo sistemático de las emisiones de radón en la zona Norte del país.

Según cuenta Zamora, las mediciones se hacen principalmente en colegios y universidades, ya que son edificios muy concurridos, donde grandes grupos de personas se encuentran durante muchas horas diarias. El objetivo de su equipo es terminar las mediciones en la zona norte de Chile a mediados de 2023. Se necesitan entre tres y cuatro meses de monitoreo para tener una medición confiable.

Zamora explica que la siguiente etapa del proyecto consistirá en medir las concentraciones de radón en la zona Sur y que sospecha que las mediciones serán muy distintas. Esto porque en el Norte los edificios suelen ventilarse mucho más que en el Sur, donde el frío obliga a mantener las salas y oficinas cerradas para mantener el calor. Y, como vimos previamente, la falta de ventilación es un factor que aumenta la concentración de radón en edificios.

El proyecto de medición de gas radón en la zona Norte está apoyado por el Instituto Milenio Saphir (que recibe financiamiento de la Iniciativa Científica Milenio, de la ANID), por el Centro de Física Teórica y Experimental (CTEPP) de la Universidad Andrés Bello y la Universidad de Tarapacá.

Fuente: Saphir

Fuente de la fotografía: Jilberto Zamora Saa