Chile firma acuerdo de colaboración con ESO por ELT

  • ESO y ANID apoyarán el convenio con fondos de hasta 900 mil euros por año, durante al menos una década, trabajando conjuntamente en la definición de áreas comunes. La Agencia organizará una convocatoria para definir las áreas de interés.


La alianza entre nuestro país, a través de la firma entre la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID, y el Observatorio Europeo Austral, ESO, permitirá materializar la colaboración científica y tecnológica, y financiará proyectos relacionados con el Extremely Large Telescope, ELT, en ingeniería, computación y otras áreas propuestas por instituciones académicas chilenas.  

Las iniciativas que resulten financiadas en el marco de este acuerdo, permitirán la formación de científicos, ingenieros y técnicos nacionales, altamente especializados, tanto en Chile como en los institutos europeos tras del ELT.  Para ello, ESO y  la Agencia destinarán fondos de hasta 900 mil euros al año. ANID será la encargada de organizar una convocatoria de propuestas para definir las prioridades y desafíos mutuos; y ambas instituciones trabajarán juntas por, al menos, la próxima década.

Dentro de los compromisos establecidos en el convenio, firmado en las oficinas de ESO en Santiago por la directora nacional de ANID, Aisén Etcheverry, y el director general de ESO, Xavier Barcons, está que el Observatorio Austral financiará hasta dos puestos -cada uno de dos años de duración- en el Observatorio Paranal, para científicos, ingenieros y técnicos de instituciones chilenas. Para impulsar el desarrollo de capital humano avanzado en los territorios, se privilegiará, que alguno de los postulantes que accede al cargo, provenga de la Región de Antofagasta.

La directora nacional de ANID, Aisén Etcheverry; junto al director general de ESO,  Xavier Barcons, exhiben el convenio que firmaron ambas instituciones.
La directora nacional de ANID, Aisén Etcheverry; junto al director general de ESO, Xavier Barcons, exhiben el convenio que firmaron ambas instituciones.

“Con la firma de este acuerdo con ANID, abrimos nuevos caminos en nuestra permanente cooperación con Chile. Ahora financiaremos conjuntamente proyectos de interés tanto para Chile como para ESO en torno al telescopio óptico más grande jamás construido. A través de este programa, fortaleceremos el compromiso entre ESO y Chile, con un enfoque importante en la región de Antofagasta”, dijo el Director General de ESO, Xavier Barcons.

“Este acuerdo representa una nueva oportunidad para fortalecer la colaboración entre ESO y ANID en beneficio de la comunidad científica en su conjunto. La presencia de observatorios en Chile permite el desarrollo no solo de la astronomía sino también de otras disciplinas como la ingeniería, la óptica entre otras,” comentó la directora nacional de ANID, Aisén Etcheverry.

Se financiarán proyectos relacionados con el ELT en ingeniería, computación, y otras áreas propuestas por instituciones académicas chilenas. Dichos proyectos permitirán en Chile la formación de personal técnico, en ingeniería y ciencias altamente especializado, durante al menos una década.

El representante de ESO en Chile, Luis Chavarría, señaló que “este acuerdo nos permitirá cooperar con Chile en desarrollo científico y tecnológico. Además, promoverá una nueva generación de especialistas que trabajarán en los sistemas astronómicos más complejos. Muchas de estas personas vendrán de la Región de Antofagasta, con lo cual se da un paso muy importante en nuestro trabajo colaborativo con Chile pero, sobre todo, con las localidades regionales donde está instalada nuestra infraestructura”.

“Nuestra cooperación con ESO nos lleva a seguir superando los límites de la ciencia, permitiéndonos emplazar en Chile el que será el telescopio óptico más grande del mundo. El denominado ‘ELT’ es la más reciente obra que plasma la participación de la ESO en Chile, como ocurre con ALMA, La Silla y Paranal; los observatorios astronómicos más productivos del planeta, que, a su vez, consolidan la identidad de nuestro país, ligada a la observación astronómica,” expresó la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia. 

“Esta es una gran oportunidad para seguir fortaleciendo a nuestra comunidad astronómica, y potenciar el desarrollo de talento y la generación de conocimiento y habilidades en áreas como la ingeniería y la ciencia de datos. Un avance que es posible gracias a nuestras ventajas comparativas y a la gran oportunidad de contar con tecnología de vanguardia en el norte de Chile que además de fortalecer la investigación científica mundial y nacional, abrirá nuevas posibilidades de innovación y emprendimiento para el desarrollo de la región y nuestra economía,” concluyó el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile, Andrés Couve.

Extremely Large Telescope
El ELT de ESO será el telescopio óptico e infrarrojo de mayor envergadura del mundo; reunirá por sí solo más luz que la suma de todos los telescopios de 8-10 metros existentes en el planeta. Con su espejo principal de 39 metros de diámetro y su diseño revolucionario de cinco espejos, junto a tecnología de vanguardia que permite corregir las distorsiones provocadas por la atmósfera, podrá obtener imágenes 15 veces más nítidas que las del Telescopio Espacial Hubble.   

Con el inicio de observaciones desde el desierto de Atacama en Chile, previsto para 2027, el telescopio abordará los mayores desafíos astronómicos de nuestra era y realizará descubrimientos inéditos.