ANID » Subdirección de Centros » Más de 250 pequeños agricultores y agricultoras de la Quinta Región se capacitan para mejorar sus cultivos

Más de 250 pequeños agricultores y agricultoras de la Quinta Región se capacitan para mejorar sus cultivos

A través de la implementación de sistemas agroecológicos, se espera que reduzcan el uso de químicos contaminantes, diversifiquen sus cosechas y mejoren su productividad.

Más de 250 pequeños agricultores y agricultoras de la Quinta Región se capacitan para mejorar sus cultivos
Las y los agricultores durante la realización de los talleres de CERES.

Santiago, 6 de febrero de 2020.

Desde hace un año, en las comunas de Quillota, Cabildo y Calle Larga, cientos de pequeños productores agrícolas han optimizado sus técnicas y conocimientos con el objetivo de recuperar la fertilidad de sus tierras. Diversificación de especies vegetales cosechadas y uso de pesticidas ecológicos fueron algunas de las temáticas que se abordaron, por medio de talleres participativos impartidos por investigadores expertos, pero también incorporando la propia experiencia de los agricultores.

“A veces tenía media hectárea de tomates y, si el precio no acompañaba, casi debía regalarlos. Luego aprendí sobre el policultivo, que es plantar de todo, pero en menos cantidad; de esa forma, ya no tenía que regalar mi producción”, comenta la agricultora Mónica Arévalo. Posteriormente, empezó a aplicar biofertilizantes, “y ahí que me fue bien, porque la gente se da cuenta, se nota en el sabor; son productos más sanos”, afirma.

La idea, enmarcada en el desarrollo de un proyecto I+D de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID, y ejecutado por el Centro de Innovación Hortofrutícola para el Desarrollo de Valparaíso, CERES, es capacitar a estos productores para que apliquen los policultivos, diversificando su producción. “Yo solía cultivar tomates o pepinos; si no vendía y me iba mal con ambas verduras, simplemente perdía. Pero desde que aplico esta técnica, planto diferentes tipos de hortalizas, y si no vendo una, la otra suele venderse; eso me ha ayudado bastante y he podido ir recuperando las inversiones que he hecho”, cuenta Carlos Muñoz, otro de los beneficiarios de la iniciativa.

Quienes participaron pudieron aprender sobre diversificación de especies de verduras cosechadas y uso de pesticidas ecológicos.

Otra de las líneas temáticas impartidas, bajo la modalidad de aprendizaje participativo, apunta la restauración biológica de los suelos –afectados tras el uso constante de fertilizantes y pesticidas tóxicos-, combinando los saberes de los propios agricultores, en conjunto con la transferencia de conocimiento por parte del CERES.

“Nosotros, los campesinos, somos el primer eslabón de la cadena alimenticia y nuestro trabajo tiene un rol importante en la salud de las personas. En ese sentido, este proyecto ha sido fundamental para conocer que se pueden controlar muchas pestes de forma biológica, sin necesidad de contaminar la tierra con productos químicos”, explica Héctor Ugalde, beneficiario residente en Quillota.

Durante este año, esta iniciativa continuará implementándose en la Región de Valparaíso, incluyendo ahora a la comuna de Llay Llay, donde se ampliarán los conceptos presentes en los talleres, considerando los índices de sequía que han golpeado al mundo agrícola. 

“Estamos expandiendo esta red con un nuevo núcleo, donde esperamos profundizar en algunas temáticas, por ejemplo, el manejo eficiente y la optimización del agua, principios básicos de riego, control biológico por conservación de plagas, uso de bandas florales, producción de semillas y propagación de plantas mediante esquejes, entre otros”, comentó la investigadora del CERES, y quien dirigirá esta nueva etapa, Marta Albornoz.